Scholastique, Svitlana y Hermineh, tres #MujeresIN emprendiendo un camino hacia la igualdad

Scholastique, Svitlana y Hermineh son tres ejemplos de superación. Las tres llegaron a España con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida, dejando atrás su trabajo, familia y amigos con la confianza de empezar una nueva vida y nuevas oportunidades.

Aunque las tres proceden de países y situaciones vitales diferentes, la historia de estas tres mujeres coincide en cuanto a las barreras que se encontraron a su llegada a España. Aspectos como el idioma, el origen, su condición de mujer o la edad fueron algunas de las dificultades a las que se enfrentaron a la hora de acceder a un empleo y favorecer su integración sociolaboral en su país de acogida.

Scholastique, llegó a España hace cuatro años desde la República Centroafricana. Es licenciada en Economía y Gestión por la Universidad de Marruecos, donde trabajó en una empresa francesa realizando servicios de posventa y asesoramiento de clientes. A su llegada a España, además de aprender el idioma, se formó en Asistencia Sociosanitaria, consiguiendo su primer empleo en este sector. Tras esta primera experiencia laboral ha trabajado en diferentes sectores como el agrario, hostelero y limpieza. Ella misma se define como una persona muy polivalente que le gusta aprender cosas nuevas, por lo que no cierra la puerta a ninguna oportunidad que venga.

En el caso de Svitlana, llegó con su marido a España en 2002 desde Ucrania. Allí trabajaba como enfermera en un centro de salud. Nos cuenta que su primera puerta de acceso al mundo laboral en España fue el trabajo doméstico: “Cuando llegamos estábamos sin papeles y es a lo único que puedes acceder”. Es en este ámbito donde ha desarrollado prácticamente toda su experiencia laboral –además de realizar algunos trabajos esporádicos de traducción–, ya que es el único que le ha permitido conciliar sus responsabilidades familiares en un contexto en el que no disponía de redes de apoyo.

Svitlana nos cuenta que cuando llegas a un nuevo país “baja tu autoestima y luego, para subirla, tienes que ir consiguiendo las cosas poco a poco. Al principio te sientes mal porque ves que no puedes conseguir las cosas, pero poco a poco eso cambia y ves que sí puedes”.

Por su parte, Hermineh llegó a España en 2006. Ella es iraní, aunque de origen armenio. En Irán trabajaba como peluquera. Al llegar a España, tras encontrarse con la barrera del idioma y la imposibilidad de ejercer como peluquera, por no tener el título homologado, decidió hacer un curso de panadería y pastelería a partir del cual pudo acceder a su primer empleo en el que estuvo seis años, hasta que la empresa cerró accediendo posteriormente a trabajos en ese mismo sector.

Actualmente, las tres están trabajando en un programa de Accem llamado Mujeres inmigrantes emprendiendo un camino hacia la Igualdad. En este programa ejercen como mediadoras en Igualdad, asesorando y acompañando a otras mujeres inmigrantes, que, como ocurrió con ellas, tienen que hacer frente a esa discriminación interseccional a la hora de acceder a un empleo. A través de su trabajo pretenden que estas mujeres sean protagonistas de su propio desarrollo y empoderamiento, contribuyendo con ello a promover la mejora de su nivel de vida.

Para nuestras tres mujeres este trabajo supone “poder ser un ejemplo para otras mujeres que, como nosotras, llegan a un país nuevo, darle información y herramientas porque, cuando llegas, estas como perdida”.

En el caso de Hermineh, nos comenta que “con este trabajo puedo ayudar a las mujeres para que luchen y que ser mujer e inmigrante no sea una barrera y puedan hacer cualquier cosa que quieran”. Scholastique, afirma orgullosa de su labor que “este trabajo significa mucho para mi. Me gusta hacerlo. Me gusta ayudar a las personas que lo pueden necesitar”.

Todas coinciden en lanzar un mensaje a otras mujeres que, como ellas, han tenido que abandonar su país en busca de una vida mejor: “Que no decaigan. Que vayan paso a paso. Siempre hay que estar activa. Que luchen. No importa si hay algo que no sabes hacer o si en tu país te dedicabas a otra cosa. Hay formación, aprende para demostrar tu valía”.

Scholastique Hermineh, Svitlana son un ejemplo de esfuerzo, superación y valía. Son #MujeresIN.

Menú