Vivimos en un mundo que es plural, que es multicultural y que es muy heterogéneo. Está en nuestras manos aprovechar la gran oportunidad que nos brinda esa fuente de riqueza que es la diversidad.

Uno de los retos más apasionantes a los que se enfrentan las sociedades del siglo XXI es saber gestionar esa diversidad, saber aprovechar esa oportunidad.

Aprovechar la diversidad es abrir los ojos a otras formas de trabajar, de pensar, de sentir y de vivir.

Aprovechar la diversidad es abrir el horizonte de nuestra mirada, es ser capaces de ponernos en el lugar del otro, es hacernos más tolerantes y respetuosos.

Aprovechar la diversidad es entender que una sociedad se enriquece cuando es capaz de convertir las diferencias en oportunidades, cuando es capaz de sumar y no restar, de multiplicar y no dividir.

Por eso desde Accem, estamos buscando aliados, estamos buscando aliadas: estamos buscando #personasin.

#personasin, sin colores, sin etiquetas, sin prejuicios.

La riqueza de la diversidad

null
Más talento
null
Nuevos saberes y conocimientos
null
Resiliencia y superación
null
Interculturalidad
null
Intercambio y aprendizaje mutuo
null
Sostenibilidad y cohesión social

Principales barreras para la inserción laboral

Legales y administrativas

Las dificultades para obtener la autorización o renovación de los permisos de trabajo suponen un obstáculo de primera magnitud para las personas migrantes. No podrán figurar como demandantes de empleo, no podrán acceder a formación que les permita mejorar su grado de empleabilidad y no tendrán disponibilidad para trabajar a corto plazo.

Los tiempos de concesión o renovación de los permisos de trabajo, a menudo muy dilatados, provocan que una persona que estaba ayer en condiciones de ser un activo laboral, esté hoy fuera del mercado y corra el riesgo de caer en procesos de vulnerabilidad y exclusión social.

Reconocimiento académico

La mayoría de las personas migrantes tienen gran dificultad para realizar procesos de homologación y convalidación de títulos. En algunas ocasiones, por la dificultad e incluso imposibilidad de obtener determinada documentación del país de origen; en otras ocasiones, los tiempos de estudio y resolución de los expedientes se demoran considerablemente, llegando a prolongarse varios años. Esto supone una gran limitación en el desarrollo de su actividad profesional.

Acceso a la vivienda

La situación de la vivienda en España es un problema social de primer orden. Los precios que el mercado inmobiliario impone tanto para la compra como para el alquiler de una vivienda es un gran obstáculo para muchas familias y personas. Estos problemas se agravan cuando hablamos de personas o colectivos en condiciones de especial vulnerabilidad, como es el caso de las personas migrantes. La ausencia de una vivienda o su carácter insalubre dificulta enormemente un exitoso proceso de inserción social y laboral. Además, en no pocas ocasiones, las personas migrantes se enfrentan a problemas de racismo y discriminación para acceder a un contrato de alquiler.

Lingüísticas y culturales

Las personas migrantes en su esfuerzo por conseguir un empleo se encuentran muy a menudo con un primer gran obstáculo: el idioma. Manejarse de manera funcional con un nuevo idioma y dominar la lengua a nivel oral y escrito lleva para cualquiera un proceso que no es ni corto ni fácil.Además, hasta que no se adquiera un nivel de competencia elevado difícil será tener acceso a oportunidades de formación profesional.

Junto al idioma, aparece el conocimiento de una cultura, de una sociedad y de unas tradiciones y usos sociales que pueden llegar a ser muy diferentes a los propios. Cuanto más acogedora sea una sociedad, cuanto mayor sea la capacidad de empatía, más se facilitará ese tránsito a la persona que intenta desenvolverse en un mundo nuevo.

Psicosociales

Las personas migrantes se enfrentan a barreras psicosociales que se derivan de la dificultad de situarse de manera realista en su nuevo contexto social y laboral, de ajustar las expectativas a la realidad, de analizar puntos fuertes y débiles en sus competencias profesionales en relación a las necesidades cambiantes del mercado de trabajo.

La adaptación a un nuevo contexto y el ajuste de expectativas guardan también relación con el recorrido que la persona migrante ha debido realizar, con el esfuerzo invertido y el sufrimiento muy a menudo atravesado, así como con los procesos de pérdida inherentes a la experiencia migratoria.

Discriminación: xenofobia y racismo

Las personas migrantes se enfrentan a menudo en su búsqueda de un empleo a esa gran barrera que es la discriminación por origen racial o étnico, el racismo, la xenofobia. Se enfrentan a los prejuicios, tópicos y estereotipos que recaen sobre un colectivo tan heterogéneo y diverso como este.

La xenofobia entendida como el conjunto de actitudes, prejuicios y comportamientos que rechazan, excluyen y frecuentemente difaman a una persona o colectivo basándose en la percepción de que son extranjeros con respecto a la comunidad, sociedad o nacionalidad de referencia.

Guía de la campaña

Esta guía recoge los objetivos y toda la información de interés relativa a la campaña #personasin

Menú